Empresa Social

Empresa Social de Semillas:

“La Semillería Colaborativa”

 

Nota: Si le interesa el plan completo del proyecto, no dude en contactarnos.

Introducción

El objetivo del proyecto es de alimentar la creciente demanda de semilla de polinización abierta de calidad orgánica, agroecológica, y biodinámica de agricultores profesionales y caseros en todo el país.

Para lograr su objetivo, la Semilleria colaborativa convoca y coordina con una Red de Multiplicadores de pequeños productores biodinámicos y orgánicos en diferentes provincias del País para resolver la materia prima de semilla, y estimular la producción.  La Semilleria misma luego se dedicará de elaborar el producto para su posterior comercialización.  Esto implica recibir las semillas de los productores, hacer la limpieza fina, el diagnóstico, el almacenaje, el fraccionamiento, para su posterior distribución y comercialización.

Fundamentación

La urgencia y necesidad de este proyecto se basa en la falta total de una respuesta a la demanda de semillas orgánicas de polinización abierta.  Esto ha sido fundamentado en un “Estudio de Mercado” que realizó el coordinador del proyecto, donde encontró que actualmente no hay (salvo a nivel informal) entidades que se dedican a la producción orgánica de semillas en Argentina.  El mismo Estudio detectó que en Argentina crece la demanda para productos orgánicos, asimismo, crece la producción orgánica.

Es evidente que el primer eslabón de la cadena de la producción orgánica empieza con la semilla.  Una producción que parte de una semilla no seleccionada bajo las condiciones del objetivo (es decir acostumbrada a contextos ajenos de uso de agroquímicos), no tendrán el mismo desempeño ni calidad que partiendo de una semilla orgánica.  Para que el sector de producción orgánica pueda crecer junto a la demanda es necesario atajar la problemática desde su raíz, brindando una semilla que puede garantizar la calidad y fortalecer la profesionalización.

Queda manifiesto además que las variedades híbridas o manipuladas genéticamente son las que han ido monopolizando el mercado, en gran parte debido a la fuerte consolidación de empresas en el mercado de semillas a nivel nacional e internacional[1], donde tres empresas dominan más de 60% del mercado global.  El uso de estas variedades crea dependencias a las empresas que las comercializan.  Esto viene a costo de las variedades “de linaje”, o cultivares que han circulado en las manos de campesinos, en algunos casos durante siglos, como herencia de nuestro pasado, y representa una tremenda perdida para la biodiversidad y nuestro patrimonio cultural.

Asimismo, la biodinámica promueve el rescate, uso y también innovación en variedades de polinización abierta, no sólo por una cuestión ética que las variedades deben ser reproducibles, pero por una convicción que estas variedades brindan una mejor calidad de cultivo y alimento para el ser humano.  En estos tiempos de cambio climático, las variedades de polinización abierta tienen la capacidad de ir adaptando a los cambios al tratarse de variedades heterogéneas y abiertas que las híbridas o de manipulación genética.  Expresado en términos biodinámicos, esta “sensibilidad cósmica”, es la que además brinda una mejor calidad alimenticio para el ser humano.

Sin acciones concretas cómo propone este proyecto, caemos en el peligro de seguir perdiendo variedades de polinización abierta.  Sin la disponibilidad de una semilla libre, una alternativa al avance del monopolio de las grandes empresas, la agricultura quedará relegado a las manos de unos pocos y faltaría la resiliencia necesaria para afrontar los cambios climáticos.  Necesitamos visibilizar un sector que pide ser reconocido a nivel institucional, dándoles un apoyo desde la base de una semilla que garantiza la calidad, para que crezca hacía un futuro sustentable.

Gestión de la Producción de Semillas

La Semillería trabajará estrechamente en conjunto con una Red de Multiplicadores de Semillas.  Los Multiplicadores son agricultores profesionales quienes dedicarán parte de su explotación a la producción de semillas a contratación por el emprendimiento.  Cómo garante al consumidor se exige que los Multiplicadores tengan alguna certificación orgánica o biodinámica.  Es importante destacar que la producción de semillas se realizará por agricultores quienes realizan la producción de semillas en contextos de agricultura agroecológico y biodinámica parecidos a una porción del mercado objetivo, es decir que la semilla producida se acerca más a la realidad de los consumidores, respondiendo mejor a sus condiciones.  Además, no dudamos que estos agricultores, trabajando en pequeña escala y con calidad biodinámica brindan una excelente atención a los cultivos.  Al consumidor les llega una semilla adaptada a diversas situaciones, resilientes ante los cambios climáticos.  A la vez, teniendo repartido los cultivos y un sistema de garantía entre los Multiplicadores, es posible entre todos repartir los riesgos.  Asimismo, al productor Multiplicador, ejerce una influencia estabilizadora hacía la economía de las pequeñas explotaciones agrícolas cuando la producción es a contratación, teniendo así una salida asegurada por el emprendimiento.  Es uno de los objetivos del emprendimiento estar al servicio del fomento de los Multiplicadores, e imaginamos diversas formas cómo el emprendimiento podrá apoyar su desarrollo en el futuro, introduciendo por ejemplo un sistema de microfinanzas para facilitar la transición hacia la producción de semillas.

Al principio de cada temporada la Semillería pública la lista de cultivos y cantidades deseadas, recurriendo a la Red de Multiplicadores para satisfacer esta necesidad, especificando variedades y cantidades, para entregar a la Red de Multiplicadores.  Se buscará los productores con las condiciones adecuadas para la multiplicación de cada especie (por ejemplo, condiciones geoclimáticas, infraestructura disponible, y consideraciones botánicas como el potencial de cruzamiento por parientes silvestres).  La diversidad de Multiplicadores representa una oportunidad para encontrar las mejores condiciones para la producción.  Por otro lado, ya que la empresa apunta a comercializar a todo el país, debe considerar y diferenciar sus productos para diferentes públicos dado los variados contextos geoclimáticos.   Una vez consensuado los productores de cada variedad y los precios de compra, el acuerdo se plasma en un contrato.  A la vez, existe un protocolo acuerdo entre la Semillería y los Multiplicadores para regular los criterios de producción para garantizar la calidad, así para evitar variedades contaminadas o semillas de baja porcentaje de germinación.  El Multiplicador tiene la posibilidad de entregar la semilla en un estado de limpieza bruta, siendo terminada en el taller de limpieza de la Semillería.

A lo largo de los años, el objetivo de la Semillería es de incorporar la más cantidad de cultivos y variedades posible sin perder la calidad de estas.  Vemos nuestra tarea como cuidadores de variedades conocidas e introductor de variedades menos conocidas, pero también no descartamos la posibilidad que podamos contribuir la innovación de nuevas variedades mediante técnicas de selección biodinámica.  Nuestra tarea es de facilitar la circulación de semillas, si bien existe informalmente, necesita un estímulo y un cuidado para que nuestro sector se mantenga visible al público.

Lugar físico

Aunque hasta la fecha el lugar exacto de la sede de la Semillería no estará confirmado hasta diciembre, 2018, será un lugar adentro de las cercanías de la ciudad de Villa de Merlo, provincia de San Luis.  Más allá de que la zona brinda excelentes características climáticas para el procesamiento y almacenaje de semillas, Merlo está situado en un lugar estratégico en el medio del País.  Esto facilita tanto la coordinación con los Multiplicadores productores distribuidos a lo largo del mapa, mientras a su vez para la comercialización brinda una oportunidad de acceder ágilmente a mercados en todas las direcciones.  La provincia además cuenta con excelente infraestructura y eficiencia administrativa.  Si consideramos a toda la región de las Sierras Comechingones, que contempla además a Traslasierra y Calamuchita (Córdoba), existe una fuerte dinámica social a favor de una vida alternativa que servirá de base para fortalecer los vínculos sociales inmediatos que construirá la Semillería con su entorno.

 

 

 

[1] https://seedalliance.org/2017/vegetable-seed-consolidation/